Sesiones ADA

Declaración Conjunta de Esquemas de Educación en Autocuidado de la Diabetes, Soporte (DSME-S)

By junio 22, 2016 abril 26th, 2019 No Comments

Boston, junio 5 de 2015. Una declaración de posición conjunta esbozando cuándo, cómo y qué tipo de autocontrol de la diabetesdebe impartirse a los pacientes se publica hoy en las Sesiones Científicas de la Asociación Americana de Diabetes.

 

La declaración escrita por representantes de la Asociación Americana de Diabetes, la Asociación Americana de Educadores en Diabetes y la Academia de Nutrición y Dietética proporciona un algoritmo con orientación a los proveedores de cuidado de salud con respecto a cuándo derivar a los pacientes con diabetes con educadores y otro personal capacitado para la educación y el apoyo, reconociendo que la persona con diabetes es su propio proveedor de atención primaria. Esto se refiere a la información y habilidades que las personas con diabetes requieren para el autocuidado y el apoyo que necesitan para poner en práctica las habilidades y comportamientos.

 

En concreto, la declaración destaca cuatro momentos críticos para evaluar la necesidad de referencia: el momento del diagnóstico; sobre una base anual; cuando los nuevos factores de complicación influyen en la autogestión y, por último, cuando se producen las transiciones en la atención. La declaración también proporciona orientación sobre el tipo de pacientes, información y apoyo que necesitan en esos momentos críticos. Por ejemplo, las directrices sugieren que, inmediatamente después del diagnóstico la educación debe centrarse en cuestiones de seguridad, para hacer frente al diagnóstico y el proceso de incorporación de la autogestión en la vida diaria. Las evaluaciones anuales serían para revisar y reevaluar los objetivos del tratamiento y las necesidades de autocuidado, habilidades para resolver problemas, hacer los ajustes necesarios a la terapia y tratar cualquier duda o pregunta que el paciente pueda tener. Factores que pueden llegar a complicar podrían incluir nuevas condiciones de salud o limitaciones físicas. Transiciones de la vida y los cambios en el estado de salud requerirían información más personalizada y apoyo para ayudar a los pacientes frente a las necesidades individuales. También se describe el contenido a enseñar, los roles y los pasos de acción recomendados tanto para el proveedor de referencia como para el educador en diabetes.

 

“Tenemos algoritmos para cuándo y cómo avanzar en la medicación para los pacientes con diabetes, pero nunca ha habido un algoritmo para iniciar y avanzar la educación en autocuidado”, dijo Margaret Powers, Investigadora Científica en el Centro Internacional de la Diabetes en el Parque Nicollet y Presidenta electo de Cuidado de la Salud y Educación de la Asociación Americana de Diabetes.

 

“Si le preguntas a los médicos cuándo debe ocurrir la educación en diabetes obtendrás una variedad de respuestas. Necesitábamos un conjunto claro de principios para saber cuándo proporcionar y cómo evaluar las necesidades del paciente”, indicó.

 

La investigación ha demostrado que la DSME-S mejora los resultados de la diabetes, incluyendo la reducción de los niveles de A1C; reducción de la aparición y/o avance de complicaciones de la diabetes; mejora hábitos de vida como tener una dieta más saludable y hacer ejercicio con más frecuencia; y la disminución de la angustia relacionada con la diabetes y la depresión. Los estudios también han demostrado que es ser rentable mediante la reducción de los ingresos hospitalarios y los reingresos.

 

“Una de las principales deficiencias que hemos visto es que no hay una gran cantidad de proveedores que refieren de forma rutinaria a los pacientes con los educadores de diabetes, o no pueden encontrar un educador, o no entienden lo valioso que la educación en diabetes puede ser para las personas que viven con la condición”, dijo Joan Bardsley, Vicepresidenta Adjunta del Instituto de Investigación en Salud Medstar.

 

Linda Siminerio profesor de Medicina en la Universidad de Pittsburgh y Presidente del Programa Nacional de Educación sobre la Diabetes dijo que “las referencias influyen mucho en el comportamiento del paciente. Cuando los proveedores se refieren a los pacientes a la educación en diabetes vemos una tasa de participación del 83 por ciento, pero sin esas referencias participación es abismalmente baja. Si los pacientes creen que sus médicos creen que la educación en diabetes es importante la toman mucho más en serio. Los pacientes confían en sus proveedores”.

 

Bardsley hizo hincapié en que la educación y el apoyo son necesarios durante toda la vida de una persona, no sólo al momento del diagnóstico. “La diabetes es una condición crónica y lo que un paciente necesita son cambios”, dijo. “Es por eso que es importante que las personas quieren asegurarse de que están recibiendo toda la información y el apoyo que necesitan para gestionar adecuadamente su diabetes a medida que avanzan a través de las diferentes etapas de la vida”, manifestó.

 

“Creo que la educación de la diabetes siempre ha sido reconocida como una parte clave de la atención de la diabetes”, dijo Melinda Maryniuk, Directora de Programas de Atención del Joslin Diabetes Center, que representó a la Academia de Nutrición y Dietética en el grupo de trabajo que hacen la declaración de posición.

 

“Sin embargo, algunos médicos no se dan cuenta de lo que realmente está involucrado en la educación de la diabetes. Este documento describe los elementos clave de la educación y la ayuda de la diabetes y puede reconocer que es algo más que decirle a alguien al momento del diagnóstico, ‘Así es como se toma su insulina.’”, indicó Maryniuk.

Leave a Reply