Sesiones ADA

GLP-1 altera la forma en la que el cerebro responde a los alimentos

By junio 22, 2016 abril 26th, 2019 No Comments

Boston (June 9,2015) Medicamentos basados en hormonas gastrointestinales usadas para el tratamiento de diabetes, tal como receptores agonistas de GLP-1, también demostraron reducir peso. Investigadores han estado trabajando para entender cómo. Este estudio, presentado hoy en la Asociación Americana de Diabetes 75th sesiones científicas, arroja luz de como los receptores agonistas de GLP-1 alteran la respuesta del cerebro hacia los alimentos, posiblemente reduciendo antojos e incrementado la satisfacción después de comer.

Estudios previos han demostrado que el cerebro de personas con obesidad tienen una mayor respuesta a imágenes de alimentos que las personas delgadas, y una reducida respuesta de recompensa durante el consumo de alimentos, que le puede conducir a comer en exceso. Investigadores en Amsterdam probaron la hipótesis de que los receptores agonistas GLP-1 Exenatida, un medicamento que imita los efectos naturales del GLP-1 mediante la unión del receptor GLP-1, estaba ayudando a los pacientes con Diabetes tipo 2 a perder peso alterando la respuesta del cerebro ante el consumo de alimentos y reduciendo el apetito.

“Cuando tu comes se liberan varias hormonas. GLP-1 es una de ellas,  explica Liselotte van Bloemendaal, MD, a PhD estudiante del Centro de Diabetes, VU University Medical Center in Amsterdam. “Estas hormonas mandan información al sistema nervioso central sobre el estado nutricional para regular el apetito. Usando funcional MRIs (que mide la actividad cerebral por medio de cambios detectados en el fluido de la sangre), nos fijamos en los centros de recompensa en el cerebro de personas con obesidad con o sin diabetes tipo 2 y medimos la respuesta a la anticipación de una bebida de chocolate con leche mientras se está dando receptor agonista de GLP-1 vía intravenosa versus placebo. Encontramos que la activación del receptor GLP-1 disminuyo anticipadamente a la recompensa de comida, lo que puede reducir los antojos, e incrementar la sensación de recompensa durante el consumo de alimentos, lo que puede reducir el comer en exceso.”

“Dado el dramático aumento global de la prevalencia de obesidad, nuevos conocimientos sobre el mecanismo por el cual estos centros de recompensa son activados son necesarios,” dijo, añadiendo que es una línea que merece más investigación,  debería ser estudiada con la adición de una segunda hormona, como el glucagón, el tratamiento de receptores agonistas de GLP-1  podría aumentar aún más la pérdida de peso. En adición, Bloemendaal está interesado en determinar si los receptores agonistas de GLP-1 pueden alterar los antojos por medicamentos, alcohol y nicotina en humanos, ofreciendo un posible objetivo de tratamiento por desordenes de abuso de sustancias. La U.S. Food and Drugs Administration recientemente aprobó el primer agonista de GLP-1 para el tratamiento de obesidad en Estados Unidos.

Leave a Reply